Noticias Campo de Gibraltar
21 enero 2022
21 enero 2022

PRIMUS CIRCUMDEDISTI ME (M. CHICÓN)

Este es el lema que campea en el escudo de armas de Juan Sebastián Elcano y que sintetiza la hazaña de aquellos 18 primeros hombres que circundaron la esfera terrestre por primera vez, navegando hacia el Poniente además. Invirtieron en ello 3 años y, de las cinco naves que partieron de Sevilla el 10 de agosto de 1519, solo terminó el viaje la nao VICTORIA. Nao deriva del latín navis, navío, a través del catalán nau. En este año que empezamos se cumplirá el quinto centenario de esta gesta y justo es rendir homenaje.

A pesar de ser contemporáneos de las galeras, hay que hacer notar que este tipo de barcos eran más marineros que aquellas. De franco bordo mucho más alto, lo que les permitía aguantar mucho mejor los embates de la mar, derivaban de las cocas usadas por la liga Hanseática en el Báltico y Mar del Norte. Coca deriva del flamenco kok, concha, en clara alusión a sus redondeadas líneas y formas de la tablazón. La nao SANTA MARÍA DE LA VICTORIA, que era su nombre completo en honor a la Virgen ante la que Magallanes juró lealtad al rey Carlos I, era una carraca cantábrica construida, según cuenta la tradición, en los astilleros de Zarautz, de 28 metros de eslora y 7,5 de manga. Calaba en torno a los tres metros y tenía una capacidad de carga de 85 toneles vizcaínos (algo más de 100 toneladas). Su aparejo constaba de tres palos: El palo mayor y el trinquete con velas cuadras, y el palo de mesana con vela latina. Trinquete deriva del francés triquet, que significa bastón, en alusión a que es el más pequeño de los palos. Mesana deriva del italiano mezzana y esta, a su vez, del griego messos, cosa del medio, aunque en los barcos de tres o más mástiles son los que se ubican a popa del palo mayor. También contaba con un bauprés que salía del castillo de proa, con una vela cebadera. Bauprés deriva del alemán medio bochspretBugspriet en alemán o boegspriet en neerlandés, que significa palo arqueado.

Las otras cuatro naos que formaron la Armada de la Especiería, como fue llamada la expedición comandada por Magallanes, fueron la TRINIDAD, que era la nave capitana, la SAN ANTONIO, la CONCEPCIÓN y la SANTIAGO. La VICTORIA era la cuarta en tamaño y la tripulaban 45 hombres de un total de 247. Gentes de las más diversas procedencias. Por hablar solo de la VICTORIA, su capitán, Luis Mendoza, era español de Granada. El resto de la tripulación lo formaban buenos profesionales. El piloto era portugués; los marineros, grumetes, pajes y criados del capitán procedían de Francia, Guipúzcoa, Vizcaya, Navarra, Galicia, Andalucía, Italia, Francia, Rodas y Portugal; el maestre y el contramaestre eran de Sicilia y Rodas; el calafate era francés; el carpintero, guipuzcoano; el herrero y el tonelero, andaluces, al igual que el escribano; el lombardero era francés. Hasta un alemán se contaba entre ellos, el condestable. Solo 7 de ellos acabaron el viaje. El resto de los 18 que completaron la expedición provenían de las otras naos.

Entre ellos un personaje que siempre me ha fascinado y que fue clave en toda la aventura: Juan  de Acurio, bermeotarra que zarpó en la CONCEPCIÓN como contramaestre y acabó con el mismo cargo en la VICTORIA. Una de las principales razones por las que Acurio se enroló en la expedición fue su afán de llegar a las Molucas por poniente. El amotinamiento del Puerto de San Julián, cuyo objetivo era regresar a España por el Atlántico y que empezó a fraguarse precisamente a bordo de la CONCEPCIÓN, no fue secundado ni por él ni por el maestre Aguirre, a pesar de las advertencias recibidas del propio Elcano, quien sí lo apoyaba. Acurio tenía in mente llegar a las Molucas y no quería ser partícipe de una revuelta cuyo fin era precisamente lo contrario a su objetivo. Una vez sofocado el motín y condenados a muerte los sublevados, entre los que se contaban 18 vascos, Acurio abogó por ellos ante el mismo almirante Magallanes, aduciendo que no se podía prescindir de marinos de tal experiencia y valía porque, de lo contrario, la expedición a las Molucas nunca tendría éxito. Convino con ello el almirante, que perdonó la vida de casi todos ellos. Tal vez Magallanes ya tenía decidido perdonarles la vida, pero su entrevista con Acurio quizás fue determinante para afianzarse en su decisión.

 

“Mira al poniente a España, y la aspereza de la antigua Vizcaya, de do es cierto que procede y se extiende la nobleza, por todo lo que vemos descubierto; mira a Bermeo cercado de maleza, Cabeza de Vizcaya, y sobre el puerto los anchos muros del solar de Ercilla, solar antes fundado que la villa”

La Araucana, canto XXVII.

 

Miguel F. Chicón Rodríguez  (Capitán de la marina mercante)

 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

3 comentarios

  1. Primus ha sido mi primera lectura de este primero de año y el concierto de primero de año, mi primer deleite musical, creo que no se puede empezar mejor el año. No puedo evitar decir que ambos dos, la primera lectura y el primer concierto me ha animado a abrir mi piano para interpretar el Sueño de Amor de Litszt, mi tema preferido y que conozco desde mi época de conservatorio, las buenas melodías son como las buenas sensaciones, nunca traicionan.
    Una vez más te felicito por este comentario acerca de Primus tan oportuno y tan interesante.
    Has colaborado muy directamente en mi estreno de Año Nuevo, un buen inicio es presagio de un buen final. Gracias Miguel, te felicito por tu sabía nota histórica y por la oportunidad.
    Recibe un abrazo y que este año que empieza, sea un buenisimo año para ti.
    Tu amigo Miguel.!!!!

  2. Todos los escritos de Miguel Chicón son de gran calado y como muy bien dice mi amigo Miguel Urra, una fantástica manera de empezar el año. Yo también deseo para todos lo mejor para este año que comienza hoy y sobretodo MUCHA SALUD !!!.

  3. Muchísimas gracias, Miguel, por tu brillante y oportuno post. Aún hoy en día mucha gente no es consciente de la trascendencia de la gesta. Baste decir el número de bajas que apuntas. Motines, peleas con indígenas y otras cuitas, muchas de las bajas fueron por culpa del escorbuto, que básicamente es la ausencia de la vitamina C. Lo que no sabían los expedicionarios cuando arrojaban por la borda los cuerpos de sus compañeros fallecidos, es que las especias que llevaban en la bodega de la Victoria, y cuyo valor sirvió para liquidar los enormes gastos de la expedición, contienen gran cantidad de esa vitamina. Así corre el engaño del mundo, que diría Calderón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualmente no hay ninguna encuesta activa.

Noticias relacionadas

GENTE DE CABO (M. CHICÓN)

…En esto se descubrieron De la Religión seis velas, Y el cómitre mandó usar Al forzado de su fuerza. (“Amarrado al duro banco”, Luis de

CHUSMA (M. CHICÓN)

“La vida de la galera, dela Dios a quien la quiera” (Antonio de Guevara) Cuando el otro día hablábamos de que el personal encargado de

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarle una mejor experiencia y servicio.