Noticias Campo de Gibraltar
26 septiembre 2021
26 septiembre 2021

BABOR Y ESTRIBOR (M. CHICÓN)

Una antigua y algo rancia anécdota sobre un viejo y experimentado capitán cuenta que este marino, durante su dilatada carrera, había sabido solucionar todo cuanto problema se le había presentado a bordo en las más extremas y duras circunstancias. Ya fuera un temporal con vientos de fuerza huracanados, el estado de la mar montañosa, escasa visibilidad, problemas de estabilidad o averías de cualquier índole, él sacaba de su bolsillo una pequeña libretita, la consultaba y, tras su lectura, empezaba a cursar órdenes que llevaban a salir del atolladero. Todos los tripulantes que habían navegado en los barcos bajo su mando comentaban con asombro y admiración su pericia y, por supuesto, ese pequeño detalle. El contenido de la libreta nadie lo conocía. Por eso, cuando ya estaba a punto de jubilarse y llamó al primer oficial, se levantó una gran expectación. Permanecían atracados y la emotiva despedida vino sellada con la ceremoniosa entrega de la pequeña libreta, rogándoles que no la leyesen hasta que él hubiese marchado. Una vez hubo bajado por la escala real, todos los oficiales se reunieron en la cámara y procedieron a abrir la libreta y dar lectura a su contenido. Solo se leían cuatro palabras: BABOR=izquierda; ESTRIBOR=derecha.

Es posible que la mayoría de personas se sientan algo confusas cuando lean u oigan jerga marinera. Por eso intentaremos explicar y razonar su uso, con el fin de conseguir que aquellos que lean estas palabras puedan sentir algo más lo que es la aventura marítima y el arte de navegar. Empezaremos por definir algo tan básico en un barco como es la izquierda y la derecha y la parte de delante y la de atrás.

La proa de un barco es su zona delantera, aquella con la que corta las aguas cuando navega avante. Su origen es la palabra latina prora que, a su vez, deriva del griego prôra. Y la parte trasera es la popa, del latín puppis. Con estos nombres ya reconocían los navegantes de esas épocas esas partes del barco. Ahora que ya sabemos dónde están la proa y la popa ¿por qué complicarnos la existencia y no llamar izquierda y derecha a babor y estribor? La explicación es sencilla. Debemos remontarnos a las embarcaciones vikingas y las galeras. En aquellas épocas no existía el timón tal y como lo conocemos hoy día. No había una pala de timón que estuviese situada justo en la popa y que fuese movida por una rueda.

Los barcos eran movidos por filas de remos a ambas bandas, aparte de la ayuda de velas cuadras que, dada su precariedad, apenas funcionaban con vientos portantes (que empujan por la popa). Los remos eran movidos por la chusma a la voz de mando del nostramo (de noster y amo), el equivalente al contramaestre de hoy día. Esa orden era vocare, de la cual deriva la palabra bogar (remar). Para que la boga fuese más efectiva la chusma se sentaba en bancadas mirando hacia popa y con los pies apoyados en tablazones. Esa forma de boga era similar a la utilizada por los vikingos en sus naves. Y para poder gobernar estas se utilizaba un remo de bastante mayor tamaño que, dado que la mayoría de personas eran diestras, se situaba en la parte derecha de la nave, a popa. En neerlandés gobernar se dice stier, por lo que esa banda del barco se dio en llamar stierboord, la banda desde donde se gobierna la nave, y de ahí se deriva a estribor en castellano, starboard side en inglés, estribord en francés y catalán… Llamando estribor a esa banda se conseguía, además, evitar la confusión de los remeros que, al estar sentados de espaldas al avance de la nave, podían confundir la derecha del buque con su propia derecha, y eso sin contar los problemas de lateralidad que tendría más de uno. La persona que manejaba ese gran remo daba la espalda a la otra banda, de ahí surge bakboord, la banda a la que le doy la espalda, y de ahí babor en castellano, bâbord en francés…

Algunos señalaréis que en inglés no se dice así y tenéis toda la razón. La explicación es sencilla. Para atracar al muelle, al estar situado el remo de gobierno en la banda de estribor, se debía atracar por la banda de babor para poder moverlo y que no golpease contra las estructuras de la ribera, aparte de que los remos de esa banda debían recogerse. Es decir, babor era la banda por donde atracaban los barcos a puerto, la banda del puerto, port side. Hay cierta controversia en este sentido ya que algunos autores defienden que el origen de babor es lardboard, la banda por la que se carga el barco, pero yo me inclino más por la otra variante al parecerme algo más sencilla y lógica.

Ahora, el embarcar en la cubierta de un barco, ya sabremos dónde está la proa y la popa y cuál es el estribor y el babor de la nave. No hay problemas de lateralidad, ni derecha ni izquierda, solo estribor y babor, la mar infinita por la proa, manos firmes para manejar el timón y una buena estela por la popa.

Miguel F. Chicón Rodríguez  (Capitán de la marina mercante)

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

5 respuestas

  1. Genial relato y muy interesante.
    Gracias por tu aporte a la cultura del mar y los barcos.
    Felicitaciones!!!!!

  2. Me encanta!!! Excelente!!! Como siempre, sabiduría en estado puro.
    Justo el otro día Pau preguntaba sobre los vikingos!!!! 😅😅😊😊

  3. Como siempre, fantástico relato que, los que amamos la mar, agradecemos mucho.
    Muchas felicidades y no dejes de escribir.

  4. Excelente explicación, Miguel, sí es cierto que hay diversas explicaciones sobre el tema, pero ésta me convence más. Un fuerte abrazo.

  5. Excelente artículo Miguel, como siempre, nos enseña incluso a los que navegamos con frecuencia la etimología de palabras que usamos sin saber su origen.
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualmente no hay ninguna encuesta activa.

Noticias relacionadas

MISTRAL-MESTRAL (M. CHICÓN)

Cuando, hace ya meses, empezamos a hablar de la Rosa de los Vientos, comentamos que para entender el origen de los nombres que los vientos

PONIENTE-PONENT (M. CHICÓN)

Al igual que sucede con el levante, la etimología del poniente está bastante clara: del latín ponens, su participio ponere deriva en ponent o poniente.

LLEBEIG (LEBECHE)

El llebeig o lebeche es otro de los vientos cuyo nombre es prácticamente común en todo el Mediterráneo. Libeccio en Italia y Córcega, lebic en

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarle una mejor experiencia y servicio.