Noticias Campo de Gibraltar
25 noviembre 2020
25 noviembre 2020

La opinión de Patricio: LA ANORMALIDAD

Hoy es martes 12 de mayo. De nuevo un repunte de muertos, 176 en las últimas veinticuatro horas y ya el total de acerca a los 27.000(26.920). Alienados por completo, seguimos aplaudiendo, incluso ferias en los balcones. Coincide también en estos días con el aniversario de la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora, vivimos un nuevo riesgo grave, aparte de que el enemigo es invisible y nos está diezmando. El otro peligro es el intento de dar la vuelta al concepto de libertad y a los derechos inalienables del ser humano. Que conste que yo estoy de acuerdo con los Estados de Alarma y con las prórrogas hasta que cumplamos las fases pero el camino de dominio mediático, con una televisión pública lamentable que nos llena a diario de aplausos y toda la información sesgada, control en todos los sentidos y actitudes que por días que pasan dejan mucho que desear hasta el punto de que toda la oposición, todas las comunidades autónomas protestan por la política de hechos consumados, por la falta de información y por las decisiones que, en muchos casos, no tienen nada que ver con el tema sanitario sino con los apoyos al Gobierno.
Nos hablan de llegar a la “nueva normalidad”. Normal es aquello que aceptamos como inevitable. Nosotros éramos felices sin saberlo. Ahora seremos infelices sin saberlo también. Cuando los estados de alarma, desconfinamientos y demás, finalicen, la gente saldrá a la calle a celebrarlo. El fin de la pesadilla, diremos, pero nosotros lo haremos por volver a ir a la playa, al bar o a casa de un amigo. Pero ¿en qué condiciones? A la playa iremos, sí, pero embutidos en cajas de plástico y pidiendo número para mojarnos los pies; al bar iremos, pero separados por mamparas de metacrilato; a las casas de los amigos iremos, pero guardando dos metros de distancia y sin poder darnos siquiera la mano. Nos dirán que el virus acecha en cualquier esquina y que hasta que no se encuentre una vacuna no hay otra que conformarse con ese sucedáneo.
Y nos lo creeremos, y creeremos que este confinamiento nos ha hecho mejores, como nos martillean a diario, cuando, en realidad, nos habrá convertido en sumisos, acobardados, asociales, fríos, y distantes.
La nueva normalidad será eso, paro, negocios que nunca volverán a abrir, emprendedores haciendo cola frente al comedor de Cáritas.
No vamos a volver a lo de antes, pero será para mal y, encima, estaremos encantados. Porque ni habremos aprendido que el bien más preciado es la libertad.
No será una “nueva normalidad”. Será, una ANORMALIDAD, en la que estaremos más fastidiados que nunca, pero bastante parecida a la vieja, porque los culpables seguirán siendo los mismos y nosotros que se lo permitimos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Actualmente no hay ninguna encuesta activa.

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarle una mejor experiencia y servicio.