Noticias Campo de Gibraltar
27 mayo 2024
27 mayo 2024

LOS MÁRTIRES DE NAGASAKI (M.CHICÓN)

Daimyo: Literalmente “gran nombre”, soberano feudal poderoso en Japón desde el siglo X al siglo XIX. Utilizaban colores púrpuras de claros a oscuros en función del nivel que alcanzaban. Los de más alto rango eran considerados nobles.

Para entender por qué llegaron a ejecutar a los veintiséis mártires de Nagasaki, tal vez debamos remontarnos a unos años antes de la arribada del galeón San Felipe a Tosa. Época convulsa en la que el daimio Hideyoshi logra unificar Japón, dirigiendo con destreza y mano dura a sus ejércitos y, durante la cual, arriban a la isla de Kyüshü los portugueses y, de su mano, los padres jesuitas con Gaspar Coelho al frente. Se les permite establecerse en la isla, y pronto convierten Nagasaki en un importante puerto, a la par que los jesuitas realizan una ingente labor de evangelización, convirtiendo al cristianismo a varios daimios y a miles de japoneses.

Cuando Hideyoshi llega a Kyüshü se percata del enorme poder que han adquirido los jesuitas y los portugueses, habiendo llegado a quemar templos budistas y santuarios shintoistas. La situación empeora cuando Coelho, en un alarde de arrogancia, se presenta ante Hideyoshi con una fusta (especie de galera ligera) fuertemente armada, que le impresiona sobremanera. Los daimios locales, advertidos de los recelos de Hideyoshi, instan a Coelho para que le regale la fusta, pero este actúa lenta y torpemente. Hideyoshi cuestiona a los jesuitas sobre su enorme poder y las razones de la quema de los templos, a lo que los jesuitas responden que han sido quemados por los propios japoneses conversos al ver que no es ese el camino de la salvación, entre otros razonamientos. Hideyoshi publica un “edicto anticristiano“ y ordena la expulsión de los sacerdotes jesuitas dadas las malas influencias que ejercen sobre los japoneses. Tolera que los portugueses continúen ya que no le interesa que el comercio desde ese puerto con Filipinas y China se pare. Los jesuitas no llegan a cumplir el edicto, pero su labor de evangelización la siguen llevando a cabo con mucha discreción, con el conocimiento de Hideyoshi, que lo tolera. Mientras tanto, en la metrópoli, las coronas de España y Portugal se han unificado y Felipe II es el rey de todos los territorios conquistados, por lo que la extensión de su reino es impresionante.

Y es en esta situación cuando el San Felipe queda varado en Tosa, después de las penurias pasadas tras capear tres tifones. Las numerosas personas de a bordo, entre las que se encuentran cuatro padres agustinos, un dominico y dos franciscanos, son bien acogidos al principio, y sus pertenencias y mercancía almacenadas en tierra. Organizan una comitiva con un regalo para Hideyoshi, con el fin de pedirle ayuda para poder reparar el galeón y continuar viaje a Nueva España o regresar a Manila. La comitiva la forman el capitán Landeche, el mendicante Juan Pobre, un agustino y el piloto Francisco de Landía. Viajan por mar y tierra durante varias jornadas.  No se conoce con claridad los motivos, pero tal vez la maledicencia de tres portugueses y del obispo Martins señalando que los españoles están en esa isla por otros motivos, hace que Hideyoshi no los reciba. Toda la mercancía es requisada y los tripulantes del San Felipe confinados en recintos inhumanos.

Manda a un gobernador al encuentro de la comitiva y, ante la pregunta de cómo ha conseguido el rey Felipe II un reino tan grande, parece ser que el piloto, de forma imprudente y sobre un mapa, alardea de que para conseguir tales hazañas primero se evangeliza a la población y jefes locales, lo cual hace que la conquista del país sea más sencilla al unirse los convertidos a los colonizadores.

La suerte está echada. Hideyoshi condena a muerte a 26 cristianos, diecisiete laicos japoneses, tres jesuitas japoneses y seis franciscanos. Una muerte que debe servir de escarmiento para todos. Primero les cortarán una oreja. Después serán arrastrados con una soga al cuello y, finamente, cuando lleguen a Nagasaki, serán crucificados y lanceados. De nada sirven las peticiones de clemencia. La orden es ejecutada mientras el resto de los viajeros del San Felipe son denigrados y maltratados hasta que se les permite salir del Japón hacia Manila en la siguiente primavera.

“…Y ansí murieron estos benditos y gloriosos santos con tan gloriosos fines cuando prometían sus dichosas vidas y nos asegura la certeza de sus milagros, porque es el primero y principal y que no se puede negar…” Saucola, escribano del Galeón San Felipe.

Miguel F. Chicón Rodríguez  (Capitán de la marina mercante)

(Nacido en Tánger en 1960, sus vivencias personales a ambos lados del Estrecho, especialmente Algeciras, ciudad donde también residió, y las recurrentes travesías del Estrecho de Gibraltar realizadas siendo niño le dejaron un poso que le llevó a cursar, años más tarde, estudios de capitán de la marina mercante en Palma y Barcelona. Desde 1978 hasta 1994 navegó como oficial en buques petroleros; en barcos frigoríficos; como alférez de fragata en la Armada española, y al mando de buques de pasaje, tipo ferry y embarcaciones de alta velocidad. Por último, ejerció como jefe del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Palma desde 1996 hasta 2022)

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualmente no hay ninguna encuesta activa.

Noticias relacionadas

LA BROMA (M. CHICÓN)

Broma (teredo navalis, gusano del mar): molusco lamelibranquio marino con aspecto de gusano…cuyas valvas funcionan como mandíbulas y perforan las maderas sumergidas… RAE. Uno de

LA PACOTILLA (M. CHICÓN)

*Pacotilla: Porción de géneros que los marineros u oficiales de un barco pueden embarcar por su cuenta libres de flete (Definición de la la RAE)

UNIVERSIDAD DE MAREANTES (M. CHICÓN)

“D. Carlos Segundo deste nombre mandó expedir para la fundacion del Colegio y Seminario que mandó hazer para la educacion de niños en la Ciudad

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarle una mejor experiencia y servicio.