Noticias Campo de Gibraltar
14 abril 2024
14 abril 2024

EL GALEÓN DE MANILA (M. CHICÓN)

“Luego de que llega a México la noticia de haberse avistado el galeón en las costas, se cubren de gente los caminos de Chilpancingo y Acapulco; los comerciantes se dan prisa para ser los primeros a tratar con los sobrecargos que llegan de Manila… Es menester confesar que este comercio entre dos países, tres mil leguas distantes uno de otro, se hace con bastante buena fe, y tal vez aun con más honradez que el comercio entre algunas naciones de la Europa civilizada.” Alexander von Humboldt.

La extensa y precisa documentación que Andrés de Urdaneta proporciona tras el primer tornaviaje genera lo que puede considerarse la primera línea marítima regular conocida, que une tres continentes durante doscientos cincuenta años: el Galeón de Manila o Galeón de la China, también llamado, en Manila, el Galeón de Acapulco.

La derrota seguida por el galeón, que era propiedad de la Corona, se organizaba de tal manera que la salida desde Acapulco se programaba para el mes de marzo, con el fin de poder conseguir un posterior Tornaviaje seguro. Se bajaba hasta el paralelo de 10ºN, para verse favorecidos por los alisios de levante, navegando por el llamado Mar de las Damas, dado lo placentero de la navegación por esas latitudes, hasta recalar en la isla de Guam, si era necesario hacer aguada. Después proseguía viaje hasta el Cabo Espíritu Santo donde, tras dar una salva de tres cañonazos, se enfilaba hacia el Estrecho de San Bernardino. Finalmente se arribaba al Puerto de Cavite, en la Bahía de Manila. Más de 8.300 millas navegadas para las que se necesitaban unas cien singladuras.

¿Qué transportaba entre Acapulco y Manila? La respuesta es evidente: misioneros, oficiales reales, mercaderes, soldados, vacas, caballos, maíz, cacao, tabaco, caña de azúcar, cacahuete, tomate, calabaza, papaya, pimiento… Pero sobre todo, plata para mercadear y el “real situado”, que era la subvención que se enviaba desde Nueva España para el sostenimiento del archipiélago, la construcción de infraestructuras y el mantenimiento del personal.

A la vuelta se programaba la salida para finales de junio, en la época de los vendavales, y así poder vencer las corrientes del Estrecho de San Bernardino. Tras recalar en San Jacinto o en Sorsogón con el fin de completar aguada, leña y víveres frescos, se arrumbaba al esnoreste y noreste, ya en océano abierto y, normalmente, entre grandes vendavales, se llegaba hasta la corriente de Kuro Sivo, en cuyo seno se alcanzaban los 38º de latitud norte, en que se arrumbaba al este. Los vientos portantes de poniente y la corriente del Pacífico Norte hacían que el galeón recalase en las costas americanas e, impulsado por la corriente californiana, arribase a Acapulco unas 150 singladuras después de haber salido de Manila.

Las mercancías que se transportaban desde Manila aglutinaban mercaderías de los más diversos mercados orientales: especias de las Molucas, Ceilán y Java; seda, marfil, porcelana lacas y madreperlas de Cantón y Amoy, y de Japón; alfombras, tapices y vestidos de algodón de la India, el sureste asiático y la isla de Ilocos; Canela de Mindanao… La llegada a Acapulco era todo un acontecimiento y se celebraba una gran feria. Las mercancías que no se quedaban en Acapulco se cargaban en carretas y eran transportadas hasta Veracruz, pasando por México. En Veracruz eran cargadas de nuevo en las naves que hacían la Carrera de Indias, atravesando el Atlántico y recalando finalmente en Sevilla y Cádiz, donde finalizaba este viaje que unía los tres continentes.

Andrés de Urdaneta terminó sus días como agustino y fue esta orden una de las principales en la evangelización de las Filipinas. De hecho, en la sede del Real Colegio de PP. Agustinos de Valladolid, sede del Museo Oriental de Valladolid, podemos encontrar la, tal vez, mejor colección de arte de Extremo Oriente de toda España. La visita a las salas dedicadas al arte chino, japonés y filipino nos transportan a esas duras travesías del Pacífico, o Lago Español, como se le conocía hasta que empieza el declive del dominio español en la zona. Si cerramos los ojos incluso podemos llegar a percibir el aroma a clavo y canela.

Puede nisos habla: que grande nga pala el sacrificio del mga héroe para niso independencia” (Podemos decir: qué grandes sacrificios nuestros héroes han hecho para nuestra independencia) Frase en Chabacano, idioma hablado en Cavite y Ternate. 

Miguel F. Chicón Rodríguez  (Capitán de la marina mercante)

(Nacido en Tánger en 1960, sus vivencias personales a ambos lados del Estrecho, especialmente Algeciras, ciudad donde también residió, y las recurrentes travesías del Estrecho de Gibraltar realizadas siendo niño le dejaron un poso que le llevó a cursar, años más tarde, estudios de capitán de la marina mercante en Palma y Barcelona. Desde 1978 hasta 1994 navegó como oficial en buques petroleros; en barcos frigoríficos; como alférez de fragata en la Armada española, y al mando de buques de pasaje, tipo ferry y embarcaciones de alta velocidad. Por último, ejerció como jefe del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo en Palma desde 1996 hasta 2022)

Facebook
Twitter
LinkedIn
Telegram
WhatsApp
Email

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualmente no hay ninguna encuesta activa.

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarle una mejor experiencia y servicio.