Noticias Campo de Gibraltar
26 septiembre 2020
26 septiembre 2020

La victoria de Johnson conduce a un inminente Brexit y despierta la inquietud en la Unión Europea

Los recelos a que Johnson rebaje los estándares y haga competencia desleal tras el Brexit preocupa a Europa, que teme un nuevo Singapur y Picardo amaga con desvincular a Gibraltar de los acuerdos UE-UK

Con la mayoría arrolladora lograda,  Boris Johnson ejecutará el Brexit el próximo 31 de enero, o incluso antes. Sin esa mayoría en el Parlamento de Wetsminter o con la victoria del ambiguo Jeremy Corbyn, ese divorcio probablemente se hubiese dilatado “sine die” y, en cambio, llega el momento de encarar la etapa más importante e impredecible: la negociaciación de la relación futura. De momento, Bruselas y Londres salen del bucle de los preparativos de un divorcio que se ha demorado en exceso, y mientras tanto los acontecimientos en el resto del mundo siguen a un ritmo de vértigo.

Para el nuevo presidente del Consejo, el belga Frances Michel, el tiempo escasea, y el horizonte del 30 de diciembre del 2020 se antoja muy escaso para sentar los cimientos de la nueva relación entre Londres y Bruselas, teniendo en cuenta que las negociaciones del acuerdo de Canadá duraron nueve años y las de Japón, cinco. También es posible pedir una prórroga de este periodo transitorio de dos años más, pero Londres ha asegurado que no lo hará. Muchos en los pasillos comunitarios, incluidos los diplomáticos españoles, creen que es un farol del recién elegido primer ministro Boris Johnson, el cual disfruta del respaldo y una fortaleza inusual conseguida en las urnas.

En paralelo, la primera reacción del también reelegido -de manera contundente y por tercera vez- ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, ha sido este lunes ante el Parlamento, advirtiendo que su Gobierno podría “no acogerse al acuerdo de salida” que el Ejecutivo británico termine alcanzando con la UE , si este no satisface a los intereses de la colonia. En su declaración ante la cámara gibraltareña, su ministro principal amagó con que la colonia británica podría contar con su propia ley de desconexión, siguiendo las pautas de las que apruebe el Reino Unido con la UE.

Gibraltar disfruta de una situación privilegiada que la hace estar entre las zonas con mayor PIB por habitante en todo el mundo, además de un desempleo técnicamente inexistente y parece que la preocupación futura de la Unión Europea de que el Reino Unido se convierta en un nuevo Singapur es coincidente con la preocupación histórica, real y presente de España con respecto a la Roca

En este punto y aprovechando la corriente del Brexit, deberíamos aprovechar para encontrar fórmulas de convergencia y reequilibrio entre las fronteras, además de proteger los derechos de los trabajadores y el libre tránsito de personas y mercancías. Recordemos que el presupuesto anual de Gibraltar duplica al de toda la comarca, teniendo en cuenta que la población de la roca no llega al 15% de la Comarca del Campo de  Gibraltar.

 

No sólo se trata de plazos sino de contenidos. “La relación futura deberá estar basada en el equilibrio de derechos y obligaciones y asegurar un campo de juego nivelado”, según reza en el texto de conclusiones aprobado por los líderes europeos y la búsqueda de ese deseado equilibrio económico es el que también preocupa especialmente a nuestra comarca.

El bloque comunitario teme que Londres rebaje los estándares regulatorios para crear una especie de Singapur al otro lado del Canal de la Mancha, y esto implicaría una competencia desleal a la hora de atraer la inversión extranjera.

Esto perjudicaría a la Unión Europea que, para poder competir en igualdad, se vería en la tesitura de rebajar también sus normas sociales, medioambientales y de Competencia para no perder en una hipotética lucha comercial y de inversiones.

Si Londres quiere seguir negociando con sus antiguos socios deberá respetar las reglas. La propia presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen,  resumió el que parece serán sus planteamientos de partida : “Cero cuotas, cero tarifas y cero dumping”. El mismo mensaje fue expresado por Emmanuel Macron, “Necesitamos un acuerdo comercial ambicioso y también una convergencia normativa ambiciosa”

En la misma línea, el primer ministro de Irlanda (único país que junto a España tienen fronteras terrestres con el Reino Unido), Leo Varadkar, mostraba su pesar por la decisión adoptada por el Reino Unido, siendo su país el que mayores vínculos tiene con el Reino Unido y potencialmente el más dañado ante la eventualidad de un Brexit caótico.

Cómo dijo Julio Cesar “Alea iacta est”, la suerte está echada, no habrá un segundo referéndum y el Brexit será una realidad en un plazo cercano, los británicos volverán a ser esos temibles adversarios, buenos negociadores y diestros a la hora de manejar subterfugios y legalidades que históricamente han sabido bordear al límite e incluso obviar. Frente a ellos seguirá Michel Barnier, un francés que esperemos sepa defender los intereses de la Unión Europea, que también serán los de España, y más concretamente los de la Comarca del Campo de Gibraltar, una zona de Europa deprimida y que ya sabe lo que es tener enfrente al “SINGAPUR” que temen ahora en el continente.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarle una mejor experiencia y servicio.