Noticias Campo de Gibraltar
27 septiembre 2020
27 septiembre 2020

EL ANTIGUO ASILO DE SAN JOSÉ Y SU HISTÓRICA CAPILLA SE CAEN A PEDAZOS

De nada han servido la inclusión de este histórico edificio en La Lista Roja del Patrimonio de la prestigiosa asociación Hispania Nostra en el año 2019, ni la recogida de firmas encabezada por Alejandro González Harillo en la plataforma Change.org, el antiguo Asilo de San José y su valiosa capilla se siguen cayendo a pedazos, con serio peligro de derrumbe, y el Ayuntamiento de Algeciras continúa sin tomar ningún tipo de medidas para evitar que se pierda una parte tan importante de nuestro Patrimonio Histórico.

Sabido es el escaso interés y conocimiento del alcalde Landaluce por los temas culturales y por la defensa del patrimonio de Algeciras, pero por lo menos debería de escuchar a los que le advierten del gran valor histórico, artístico y sentimental que poseen estas edificaciones.

El inmueble de estilo neogótico, único de este tipo en la comarca, fue diseñado por el arquitecto William Thompson, creador también del hotel Anglo-Hispano y el Hotel Reina Cristina. Edificios que representan la influencia británica en la zona, que fue muy intensa desde finales del siglo XIX hasta el primer cuarto del siglo XX.

Especialmente destacable es su capilla cuya fachada está integrada dentro de la principal del asilo y no muestra su particular estilo, que se concentra en su interior. Está compuesta de una sola nave, con un altar y un retablo neogótico y dos balconadas en sus laterales. Destacan las vidrieras modernistas de los muros laterales. Tras atravesar la puerta principal, en su interior, nos encontramos sobre la misma el coro, con una historiada balaustrada y una puerta ojival que da acceso a un balcón hacia la fachada y sobre la misma, un magnifico rosetón único en Algeciras.

Este edificio comenzaría a funcionar como Asilo en 1914, siendo regentado por las Hermanas de los Ancianos Desamparados, que se trasladaron desde el antiguo hogar de la calle Sol.

Con posterioridad el edificio fue objeto de sucesivas ampliaciones y en sus últimos días la residencia acogía a más de 150 ancianos. En 1999 el asilo pasó a propiedad municipal tras un convenio con la congregación. En contraprestación la ciudad cedió a las religiosas el terreno de San García donde se construyó el nuevo.

El tiempo no perdonó a la piedra y a comienzos del mes de noviembre de 2010 los técnicos municipales aconsejaron la clausura del edificio por no reunir las condiciones de habitabilidad mínimas. El inmueble se cerró y desde entonces los trabajos de conservación y mantenimiento han sido mínimos por parte del Consistorio.

En la actualidad corre serio peligro de derrumbe, aunque una valla metálica impide que algún incauto se pueda acercar. El enlucido se cae a pedazos y ha dejado asomar la silueta de los ladrillos. Hay ventanas rotas, persianas desvencijadas y las palomas revolotean tranquilas en la sombra, mientras que el Ayuntamiento y su alcalde permiten que se pudra una parte tan importante de nuestra historia colectiva.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Noticias relacionadas

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia y servicio.

Este sitio web utiliza cookies para asegurarle una mejor experiencia y servicio.